Esponjoso y sencillo: Bizcocho húmedo con pocos ingredientes

Esponjoso y sencillo: Bizcocho húmedo con pocos ingredientes

No hay nada más exquisito que merendar un rico bizcocho húmedo en las tardes mientras lo acompañas de un calentito café.

No pierdas la oportunidad de comerte un rico bizcocho preparado por ti en casa, esta receta además de ser muy fácil de preparar, lleva pocos ingredientes y además, son muy accesibles de conseguir.

Bizcocho húmedo súper fácil

Ser un experto como repostero ya no será más un problema para preparar este rico dulcito, pues, si sigues nuestra receta paso a paso te será muy útil para que el resultado te quede como un verdadero bizcocho de alta panadería.

Lo que necesitarás:

Modo de preparación:

Precalienta el horno a 180ºC. Con la ayuda de una batidora de varillas eléctricas, batiremos primero los huevos con el azúcar hasta que se integren bien. Seguiremos mezclando hasta que se obtenga una consistencia cremosa y con color amarillo clarito.

Nota: Si deseas que tu bizcocho quede aún más esponjoso, entonces tendrás que batir las claras a punto nieve y las yemas por separado. Cuando cada una esté perfectamente batida, podrás unirlas al final.

Nuestro segundo paso será añadir la ralladura de limón junto con la mantequilla a nuestra mezcla anterior. Recuerda que debes tener cuidado de no rallar la parte blanca del limón o tu receta quedará amarga.

Nota: Puedes sustituir la mantequilla por aceite, en caso de que no cuentes con la misma.

En un recipiente aparte, tamiza la harina junto con los polvos para hornear. Este paso es importante para evitar que se le hagan grumos a tu masa del bizcocho.

Luego, incorporaremos de a poco la harina ya procesada a la mezcla con los huevos. Ojo, batiremos con movimientos envolventes hasta que todo quede integrado en su totalidad. Recuerda que el resultado final es una masa suave homogénea.

Bizcocho húmedo súper fácil

Engrasa y enharina el molde que vayas a utilizar para tu mezcla y vierte tu mezcla allí, deja que todo se hornee por unos 30 a 45 minutos. ¡No abras el horno, especialmente durante los primeros 15 minutos o el bizcocho no crecerá!

Cuando pase el tiempo pautado, podrás sacarlo del horno, desmoldarlo y esperar a que enfríe para servir o guardarlo en el refri.

Jessica Molero

Redactora digital, especialista en diversos temas. Freelancer con más de cuatro años de experiencia en diferentes webs. CMS Medios me brindó la oportunidad de escribir para ellos desde el año 2019. + info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias