En Frío

¡En 10 minutos! Postre de manzanas y yogurt súper fácil: sin hornear y sin refrigerar

Si te gustan las tortas con consistencia de cheesecake y te encantan las tartas de manzanas, aquí tienes la receta fácil y rápida que los combina de manera sencilla, sin complicaciones. Con la ayuda de una licuadora de jarra o de mano podrás mezclar todo  

Si te gustan las tortas con consistencia de cheesecake y te encantan las tartas de manzanas, aquí tienes la receta fácil y rápida que los combina de manera sencilla, sin complicaciones. Con la ayuda de una licuadora de jarra o de mano podrás mezclar todo  

Con esta singular receta fácil y rápida vas a resolver antojos y compromisos porque este postre se hace en pocos minutos. Lo mejor es que cuenta con una cubierta de manzanas acarameladas riquísima. Además, tiene pocos ingredientes. ¡Anímate a probarlo!

La mezcla es suficientemente firme como para servir de inmediato / Foto Captura Youtube

Para esta receta fácil de postre de manzanas y yogurt vas a necesitar:

*Cubierta 
4 manzanas verdes peladas y cortadas en láminas o cubitos
El jugo de 1 limón
50 g de azúcar
20 g de mantequilla
1 cucharadita de canela (opcional)

*Relleno
1 lata de leche condensada
700 g de ricota
200 g de yogurt griego

¿Cómo se prepara?
1. Haz el caramelo de manzanas de la cubierta: pela las manzanas y elimina el centro. Corta en láminas o cubos (como prefieras, sólo piensa que eso va en la parte superior de la tarta). Rocíales encima el jugo de limón para evitar que se oxiden. Pon la mantequilla en una sartén, cuando se derrita coloca el azúcar y en ese momento salteas las manzanas. Retira del fuego cuando estén doradas. Deja que enfríen.

2. Coloca la leche condensada y el yogurt en el vaso de una batidora de mano o la jarra de la licuadora. Licúa y empieza a agregar la ricota por trozos y sigue licuando para que se integre. En algún momento se pondrá tan espeso que tendrás que “ayudar” a la licuadora de jarra empujando la mezcla hacia las aspas con una cuchara. Cuando todo esté procesado vierte en un molde refractario y cubre con las manzanas caramelizadas ya frías.

Si tienes tiempo, refrigérala por al menos media hora. Si no, entonces puedes servir al momento.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias