Desayuna con este hongo para que suban tus defensas

Desayuna con este hongo para que suban tus defensas

El kéfir es un hongo que se alimenta de la leche y hasta la fermenta gracias a sus bacterias y levaduras, produciendo una bebida similar al yogurt líquido, pero mucho más beneficiosa y sana. Con esta leche de kéfir se pueden preparar desayunos saludables y rápidos. ¡Dale una oportunidad!  

A lo mejor lo conoces como leche kefirada, yogurt de pajaritos o búlgaros, lo que debes saber es que el kéfir contiene más probióticos, calcio y vitaminas que el yogurt. Y como regula la flora intestinal, fortalece el sistema inmunológico y mantiene altas las defensas. Estudios recientes han demostrado que uno de los probióticos presentes en el kéfir, el Kefiri Lactobacillus, combate la salmonella y la E. Coli.

Coloca el frasco con la fermentación en un lugar fresco


Aunque se puede comprar en el supermercado, puedes fermentarlo en casa con nódulos o gránulos (de aspecto de palomitas de maíz o pequeños coliflores) que se colocan en un recipiente de vidrio con leche entera de vaca o de cabra (un litro de leche por cada tres cucharadas de nódulos). Toma la precaución de que el contenido apenas esté por encima de la mitad del frasco, ya que se producirá gas por la fermentación.


Dèjalo 24 horas tapado en un lugar fresco (a un promedio de 25º C) y remueve el contenido con una cuchara cada 8 horas. Al cabo, lo cuelas y ese líquido ácido ya puedes usarlo. Ni la cuchara ni el colador deben ser de aluminio, porque podrían alterar la acidez del kéfir.


Si eres intolerante a la lactosa puedes hacer la reproducción con agua azucarada (tres cucharadas de azúcar y el jugo de medio limón en un litro de agua para agregárselo a tres cucharadas de nódulos).


¿Cómo se usa? Acompañando los cereales y frutas, en batidos  y hasta en dips para untar en tostadas.


También puedes hacer pancakes y sustituir la leche entera con leche de kéfir. A continuación los ingredientes para la mezcla:


200 g de harina de trigo (o la de tu preferencia)
50 g de mantequilla 
300 ml de leche de kéfir 
1 huevo
Un toque de polvo para hornear y otro de bicarbonato
Una pizca de sal
Vainilla


La preparación es simple: se mezcla todo menos el kéfir y el huevo, que se agregan al final. Luego haces las panquecas en una sartén antiadherente.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias