¡Demasiado cremosa y húmeda! Prepara la mejor torta tres leches y endulza tus tardes

¡Demasiado cremosa y húmeda! Prepara la mejor torta tres leches y endulza tus tardes

En un solo postre podemos disfrutar de distintos sabores y texturas de la leche y es que este cremoso bizcocho se realiza con distintos tipos de leche para darle la combinación perfecta que a todos encanta y que hoy llega a tu casa en esta sencilla receta.

El tres leches es un postre de toda Latinoamérica, una receta que pasó a ser parte de los sabores típicos de este continente ya que en la mayoría de sus países se realiza, hasta los momentos no se sabe con exactitud el país de origen pero algunos historiadores lo colocan en México y otros en Nicaragua.

Lo que si sabemos de la torta tres leches – también conocida como tarta tres leches o pastel tres leches – es que es un postre con mucho sabor que decidió no solo quedarse en América, su sabor ha cruzado los océanos hasta llegar a muchos rincones del mundo para endulzar sus tardes por eso te vamos a enseñar a prepararlo el día de hoy, busca lo que necesitas y nos vemos en la cocina.

Tres leche

Ingredientes

Preparación
Separa las claras de las yemas de los 3 huevos, monta las claras a punto de nieve, en otro bol mezcla las yemas con 150 gramos de azúcar hasta conseguir una mezcla espumosa, vierte la leche, canela y la vainilla sin dejar de mezclar vigorosamente, finalmente añade la harina y levadura tamizada, incorpora en movimientos envolventes las claras muy suavemente para evitar que se bajen, vierte la mezcla en un molde engrasado y cocina en el horno precalentado a 180 °C por 30 minutos, retira y deja enfriar antes de desmoldar.

Mezcla con una espátula la nata, la leche evaporada y la leche condensada hasta que estén todas incorporadas, una vez que el bizcocho este frío corta la parte superior para aplanarla y tenga el mismo nivel, realiza ligeros agujeros a lo largo de toda la torta y rellena con la crema de leche poco a poco hasta empaparlo por completo.

Monta las 3 claras de huevo a punto de nieve con 100 gramos de azúcar, vierte encima del bizcocho y refrigera por al menos una hora mínimo antes de servir. 

Si deseas puedes dorar la superficie con un soplete de cocina, espolvorear con canela o chocolate para darle esos sabores que tanto te gustan, si puedes resistir a su sabor te recomendamos que la dejes reposar una noche para que el bizcocho se empape completamente de la mezcla y tengas un increíble postre para compartir con todos. ¡Buen Provecho!

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias