Con maracuyá puedes hacer una cheesecake de impacto

Con maracuyá puedes hacer una cheesecake de impacto

La conocida fruta de la pasión o parchita no sólo sirve para jugos y espectaculares cócteles, también se anota en la lista de los postres con esta tarta divina, que debe refrigerarse por varias horas. ¡La espera vale la pena!

De textura suave, sabor dulce y con toque ácido, que le viene del intenso sabor del sirope de maracuyá (parchita o fruta de la pasión) que la recubre, esta tarta es una de las versiones de cheesecakes más populares.

Para hacerla sólo hay que tener claro que se debe hacer con tiempo (por ejemplo, la noche anterior) para permitirle conseguir firmeza en el refrigerador.

La maracuyá tiene un intenso sabor ácido

Lo que necesitas:
250 gr de pulpa de maracuyá, parchita o fruta de la pasión (sin semillas)
450 gr de queso crema 
1 lata de leche condensada (390 gr) 
500 ml de crema de leche
15 gr de gelatina sin sabor
75 ml de agua
Para la cobertura:
100 gr de pulpa de maracuyá (con semillas)
50 gr azúcar


La corteza se hace con 250 gramos de galletas de vainilla trituradas y 150 gramos de mantequilla o margarina, que colocas en un molde y llevas al refrigerador por una hora.

Para la preparación:

Disuelve la gelatina en el agua, al endurecerse, derrítela en el microondas.
Hierve la pulpa sin semillas con un chorrito de agua y cuélala para que quede totalmente líquida. Al enfriar, mézclala con el queso crema y la leche condensada. Luego bate la crema de leche hasta que levante e incorpórala a la mezcla de queso crema con movimientos envolventes para que no pierda el aire.

En este punto agregas la gelatina. Pon la mezcla sobre la base de galletas y llévala al congelador (freezer) por dos horas.

Lleva al fuego la pulpa con semillas y el azúcar hasta que se disuelva y con esto cubres la tarta.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias