En Frío

Aprende a ahumar salmón sin aparatos especiales: con 1 ingrediente

Esta tarea es súper fácil, para nada laboriosa: lo único que necesitas es paciencia porque hay que dejar el salmón reposando en la nevera durante 48 horas. Pero luego, sólo tendrás que lavarlo, secarlo y empezar a disfrutar de tu salmón ahumado

Aprende a ahumar salmón sin aparatos especiales: con 1 ingrediente
Aprende a ahumar salmón sin aparatos especiales: con 1 ingrediente

Toma en cuenta que como este pescado será consumido sin más cocción que la de la sal ahumada, debes congelarlo con 48 horas de antelación (si es que lo compraste fresco) para eliminar bacterias. Luego lo descongelas y procedes a ahumarlo. 

(Foto principal: Photo by MadMax Chef on Unsplash)

Puedes usar salmón ahumado con la pasta / Photo by Daniela on Unsplash


Para hacer el salmón ahumado necesitas:

Ingredientes

- 1 o 2 piezas de salmón a temperatura ambiente
- de 3 a 4 kg de sal ahumada (la puedes comprar así en el supermercado o hacerla en casa)
- 1 recipiente donde quepa perfectamente la pieza o piezas

Procedimiento

1. Limpia bien el salmón: que no queden espinas, desde la central hasta las pequeñitas. Elimina también las telillas que se encuentran en las ventrescas. Si quieres cuando lo compres le pides al pescadero que lo limpie. Eso sí, déjale la piel. Lávalo bajo el grifo o canilla y luego sécalo muy bien con toallas de papel. Debe quedar lo más seco posible.

2. Forra con plástico de cocina o papel film un molde o recipiente refractario. Ponlo por dentro (como si forraras un molde para bizcocho) y que cubra bien los lados. Pero hazlo de tal manera que sobresalga por los lados. 

3. Coloca una capa de sal ahumada de aproximadamente 1 cm o 1,5 cm en la base del molde (ya cubierta por el plástico). Pon la pieza de salmón encima de la sal. Ahora cúbrelo con otra capa de sal ahumada. Debe quedar totalmente cubierto. Ahora dobla el papel plástico (que sobresale por los cuatro lados del molde) sobre el salmón con sal. Cuida que quede totalmente compactado el salmón y bien forrado con el plástico. 

4. Coloca peso sobre el salmón: por ejemplo, unos 4 paquetes de arroz, tetrabicks de jugo o leche (llenos por supuesto). Refrigera por 48 horas. 

5. Extrae el salmón de la montaña de sal ahumada y lávalo bajo el agua de la canilla para remover toda la sal. Luego sécalo totalmente con toallas de papel: coloca el papel encima del salmón y presiónalo suavemente para eliminar humedad. Repite con toallas nuevas hasta que resulte lo más seco posible. 

6. Ya está listo el salmón ahumado. Todo lo que tienes que hacer es guardarlo en la nevera en un recipiente hermético o preferiblemente envuelto en papel film. Así se conserva por hasta 5 días.


Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias