7 tips que te ayudarán a manipular correctamente los huevos en la cocina

Seguro que al romperlos pasas de un lado al otro de la cáscara la yema para que drene la clara. ¡Error, porque puedes usar clara contaminada! Evita este y otros errores con estos tips que te ofrecemos  

7 tips que te ayudarán a manipular correctamente los huevos en la cocina
7 tips que te ayudarán a manipular correctamente los huevos en la cocina

Los huevos son un alimento muy versátil con la particularidad de que se consumen desde crudos hasta hervidos, pasando por los escalfados y los fritos. Por esa particularidad es que deben ser manipulados con medidas de seguridad en la cocina, porque cualquier error puede llevarnos a consumir huevos contaminados. 

(Foto principal: Klaus Nielsen en Pexels)

Separa yemas de claras com una cuchara / Foto de Klaus Nielsen en Pexels

Aquí te decimos cómo manipular correctamente los huevos en la cocina

1. Siempre descarta los que tengan grietas en la cáscaras o roturas. O los que tengan colores diferentes a los habituales (algunas veces se producen huevos de cáscaras lilas casi azules) o rugosidades en la cáscara.

2. Antes de usarlos, revisa siempre la fecha de caducidad de los huevos (que ahora se marca en cada huevo), pero si no la tienen recuerda que desde el día de la compra (asumiendo que al comprarlos estaban frescos) pueden durar refrigerados hasta un máximo de 5 semanas.

3. La temperatura para conservar los huevos en la nevera es de entre 4ºC y 10ºC. No los pongas en la puerta, ya que pueden verse afectados por los cambios de temperatura por el constante abrir y cerrar de la puerta.

4. Si los necesitas a temperatura ambiente para alguna receta en particular no debes dejarlos fuera de la nevera más de 2 horas.

5. Antes de usarlos, enjuágalos con agua y luego pasa una toalla de papel (evita las esponjas de fregar) para secar la cáscara y arrastrar cualquier suciedad que no se vea tan fácilmente.

6. Separa las yemas de las claras usando una cuchara (vierte el huevo en un envase y luego recoges la yema con una cuchara) o utilizando el utensilio que se vende para separarlas y que parece una especie de colador del tamaño de una cuchara. No uses el sempiterno método de pasar la yema de un lado a otro de la cáscara rota mientras se drena la clara ¿Por qué? Porque la clara termina pasando por encima de la cáscara arrastrando cualquier cantidad de bacterias y suciedad. 

7. Procura romper los huevos en un recipiente aparte para comprobar que están en buen estado antes de verterlos en la mezcla que estás preparando. Así evitas contaminar el resto de los ingredientes con un huevo dañado.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias