Efeméride

Día Mundial del Bizcocho ¿por qué se celebra hoy 23 de agosto?

La mejor manera de celebrar el Día Mundial del Bizcocho es ¡comer bizcochos! Aquí te contamos dónde y cómo surgieron los bizcochos y las mejores recetas  

La mejor manera de celebrar el Día Mundial del Bizcocho es ¡comer bizcochos! Aquí te contamos dónde y cómo surgieron los bizcochos y las mejores recetas  

Los hay desde los más clásicos como el Cuatro Cuartos o como el tembloroso japonés tan de moda. Casi cada región tiene su propio bizcocho. No importa cómo los quieras disfrutar, los bizcochos son adictivos y por eso los celebramos cada 23 de agosto con el Día Mundial del Bizcocho.

¿Por qué lo celebramos hoy? Aunque no hay explicación para la iniciativa del Día Mundial Del Bizcocho, piénsalo ¿realmente necesitas una excusa para celebrar los bizcochos?

(Foto principal: Photo by Nathalie Jolie on Unsplash)

Celebra el Día Mundial del Bizcocho con ¿muchos bizcochos! / Photo by Slashio Photography on Unsplash

¿Qué es un bizcocho?

La manera de distinguir el bizcocho de cualquier otra preparación o pastel es tener en mente la traducción al inglés de bizcocho: sponge cake. Porque quedan así, como unas esponjas o almohadas. Para prepararlos se requieren harina, azúcar y huevos, que son los fundamentales para darle esponjosidad.

A los bizcochos se les conoce desde hace siglos ¡se dice que hay registros de bizcochos o tortas en tumbas egipcias! Pero esas preparaciones comenzaron a tomar la forma de bizcocho en tiempos romanos, cuando los huevos comenzaron a usarse en postres. Además, la palabra bizcocho proviene del latín bis coctus, que significa cocido dos veces, ya que hace siglos se les secaba para conservarlos mejor y poder llevarlos como alimento de soldados.

Te recomendamos: trucos para conseguir un bizcocho esponjoso


Pero el origen de los bizcochos esponjosos se pierde en el tiempo. Pero de los bizcochos más famosos el más antiguo que ha llegado a nuestros días se creó en Francia, en Chambery, en el departamento de Saboya. Allí, en el siglo XIV, el conde Amadeo VI de Saboya encargó a su pastelero hacer un bizcocho tan ligero como una pluma para una cena en honor a Carlos IV de Luxemburgo.

Para lograrlo no usó mantequilla ni aceite, combinó harina y fécula de papa con azúcar y huevos. Y así logró el Bizcocho de Saboya, que al día de hoy se hace con fécula de maíz en vez de la de papa.

Bizcochos ligeros y sin levadura

Luego, en el siglo XVIII, llegó el bizcocho genovés, tan ligero con sólo 3 ingredientes e inspirado en el de Saboya. También era encargo de un noble, el marqués Doménico de Pallavicini, enviado de la República de Génova a la corte de Madrid en 1747. Como datos curiosos, en Italia se le llama Pan de España y no bizcocho genovés, y se cocinaba a baño de María.

El bizcocho o torta esponja continuó evolucionando en lugares menos esperados: los conventos, donde se dice que así surgió el bizcocho Pao de Lo o de Castilla, que pronto se asentó y popularizó en Portugal y que hoy conocemos popularmente como bizcocho Nube de Algodón o simplemente Bizcocho Portugués, que luego llegó a Japón con los navegantes lusos y terminó convirtiéndose en el Bizcocho Tembloroso Japonés.

Existen muchos bizcochos: Bica Gallega, Bizcocho de Zanahoria, Marquesote, bizcochuelo de aceite de oliva, en fin, que tienes muchas opciones para celebrar hoy.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias