Consejos de Cocina

Trucos fáciles para limpiar y dejar reluciente el fregadero

Es una de las zonas más "peligrosas" de la cocina debido a que siempre está húmedo y con restos de comida. Por eso límpialo con regularidad y evitarás contaminación y malos olores

Es una de las zonas más "peligrosas" de la cocina debido a que siempre está húmedo y con restos de comida. Por eso límpialo con regularidad y evitarás contaminación y malos olores

Con el tiempo, el fregadero acumula suciedad y moho porque es un lugar que suele estar húmedo y allí se lavan platos y ollas con restos de comida. Para evitar problemas mayores: lava rápidamente todas las noches al terminar la faena. Si no puedes, entonces haz una limpieza semanal profunda. 

(Foto principal: by Sixteen Miles Out on Unsplash)

Lávalo diariamente y así evitas el moho / Photo by Anna Syla on Unsplash

Pero eso sí no dejes restos de comida en el fregadero y luego, al terminar la jornada diaria, procura secar con un paño seco suave.

Aquí te dejamos unos tips para que limpies con regularidad el fregadero, sea de acero o resina, y elimines moho y bacterias.


Trucos para limpiar el fregadero de acero inoxidable

Puedes usar el jabón para lavar platos combinado con un poco de agua tibia. Mezcla en una taza, moja una esponja suave y pásala por toda la superficie. Enjuaga con agua caliente. Evita usar esponjas de metal o cepillos, ya que terminarás rayando el material y allí podrían depositarse bacterias.

¿Quieres eliminar manchas y sarro? Entonces aplica una mezcla de 1/3 de taza de bicarbonato, 1 taza de vinagre y ¼ de taza de jugo de limón. Cuando mezcles, espera unos segundos para permitir la efervescencia, luego aplica con una esponja y deja reposar por 1 hora. Luego retira con un paño o toalla de material absorbente. Lava con abundante agua.

Trucos para limpiar el fregadero de material sintético o resina

Lávalo diariamente con jabón para limpiar vajillas: haz una mezcla de agua con un poco de lavaplatos. Si quieres una limpieza profunda: tapa el drenaje y vierte un poco de lejía y agua tibia, deja reposar por dos horas, drena y frota con cuidado con un cepillo de cerdas suaves.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias