Consejos de Cocina

Renovación de cocina: cómo pintar los azulejos de manera fácil y rápida

Las nuevas pinturas cuentan con una excelente adherencia, ofrecen un alto poder cubritivo, nivelación y rápido secado (30 minutos al tacto), y de 4 a 6 horas para un secado duro en condiciones normales de temperatura y humedad.

Las nuevas pinturas cuentan con una excelente adherencia, ofrecen un alto poder cubritivo, nivelación y rápido secado (30 minutos al tacto), y de 4 a 6 horas para un secado duro en condiciones normales de temperatura y humedad.

Por:  Redacción MUI KITCHEN

Una regla que aplica a todos los ambientes de la casa es que no es necesario iniciar una obra para renovar un espacio. Darle una nueva impronta y cambiar su estilo puede lograrse a muy bajo costo y con sencillos pasos a través de la pintura.

Ahora bien, cabe una pregunta: ¿los azulejos de la cocina también? Sí, esos sectores también pueden pintarse. A ese fin, el mercado presenta pinturas especiales de diferentes marcas con una fórmula lista para usar.

Se trata de productos especialmente diseñados para renovar y proteger tanto azulejos, cerámicas esmaltadas o vidrios, sin necesidad de aplicar fondos previos ni tampoco utilizar aditivos especiales.

Las nuevas pinturas cuentan con una excelente adherencia, ofrecen un alto poder cubritivo, nivelación y rápido secado (30 minutos al tacto), y de 4 a 6 horas para un secado duro en condiciones normales de temperatura y humedad.

Hay marcas que presentan colores ya formulados en una paleta bien concreta, o bien base blanca y la posibilidad de entonarlos con sistema tintométrico.

Renovación de cocina: cómo pintar los azulejos de manera fácil y rápida. Foto: El Mueble. 

Pasos previos para pintar las cerámicas de la cocina

El trabajo no requiere mano de obra especializada y con simples pasos se consiguen ambientes totalmente renovados.

1. Limpia la superficie antes de pintar. 

El primer paso es preparar la pared dejándola bien limpia. Utilizá una mezcla de agua caliente y jabón, enjuagando un paño limpio. En la cocina es importante desengrasar a fondo, ya que los azulejos están muy expuestos al vapor, aceites y grasas. Para dejarlos perfectos, podés emplear algún producto específico, vinagre o añadir algo de alcohol a la mezcla de agua y jabón. Después, volvé a pasar el paño con la solución jabonosa para asegurarte de que no quedan restos de los productos de limpieza. Finalmente, pasar el paño humedecido sólo en agua y dejar secar.

2. Repetimos: dejar secar

Este es un paso fundamental. Al terminar la limpieza, pasá un paño limpio y seco para evitar las marcas de gotas y después ventilar bien el espacio. Dejar que seque bien, y si fuese necesario esperar 24 horas antes de continuar. 

3. Proteger lo que no quieres pintar y empezar

Una vez cubiertos los sectores a proteger, si la superficie no necesita de imprimación entonces el tercer paso es aplicar una capa del esmalte para azulejos que hayas elegido. Abrir el esmalte, verterlo en la bandeja y revolver el producto hasta conseguir una mezcla uniforme. Luego, sumergir la brocha en la bandeja y pintar los bordes o juntas entre los azulejos.

Una vez hecho eso, con el rodillo aplicar una capa vertical y otra horizontal por toda la superficie que se desea renovar. Es importante que la aplicación sea pareja, de modo que no queden marcas de las pinceladas o del rodillo.

*Con información de La Voz. 

Más Noticias

Más Noticias