Consejos de Cocina

Nunca laves estos alimentos antes de cocinarlos

Sabemos que te preocupa la higiene en la manipulación de los ingredientes de tus preparaciones y por eso los lavas. Pero hay excepciones en las que esta precaución resulta contraproducente  

Las precauciones nunca están de más cuando se trata de manejar alimentos, y lo primero que nos viene a la mente es lavar todo lo que vamos a cocinar. Pero no siempre es una buena medida porque puedes provocar una proliferación de bacterias y gérmenes.

(Foto principal: Photo by Sophia Louw on Unsplash)

Limpia los champiñones con una toalla húmeda / Photo by Peter Oslanec on Unsplash

Entérate de cuáles son los alimentos que no debes lavar antes de prepararlos

Pollo

Existe una legión de cocineros que ponen el pollo crudo bajo el agua del grifo, justo antes de cocinarlo.  Pero esta escena no hará más que esparcir más y más bacterias por el fregadero y las zonas en las que salpica el agua (encimera, grifería y todo lo que tenga cerca). ¿Sabes lo peor? No le quitarás las bacterias al pollo. Entonces, ¿cómo las eliminas? Cocinándolo y evitando que quede crudo.

De paso, cuando manipules pollo crudo recuerda lavarte las manos cuando vayas a tocar otro alimento o utensilios para así evitar la contaminación.

Pescado

Si ya tienes los filetes libres de espinas y piel, no tienes que lavar los trozos. Todo lo que debes hacer es cocinarlos. Si lo compras fresco y quieres comerlo crudo (como el atún) debes congelarlo por al menos 48 horas y así evitas los parásitos. Si compras un pescado entero y debes limpiarle las vísceras, entonces sí tendrás que lavarlo con cuidado.


Carne

En este caso no sólo vas a propagar bacterias (tal como sucedería con el pollo), sino que afectarás el sabor de la carne al agregar humedad. Así que, al igual que con el pollo, sólo vas a eliminar bacterias si cocinas la carne debidamente. Cuando la marines (para ablandarla y saborizarla), debes mantenerla en la nevera (mientras se marina) y luego tienes que desechar el líquido, porque el marinado no elimina las bacterias, pero estas pasan al líquido. 

 

Huevos

De acuerdo con los organismos de sanidad de Europa y Estados Unidos, los huevos no deben lavarse antes de cocinarlos. La razón es que la cáscara es porosa y por dentro tiene una capa de cutícula que impide que gérmenes y bacterias pasen al interior. Si los lavas, harás permeable esa capa. Entonces, ¿qué hacer? Tal como con el pollo y la carne, cocínalos luego de cascarlos.

Toma en cuenta que al cascarlos, no debes separar la yema usando la cáscara (cuando la pasas de un lado a otro), tampoco verterlo en el recipiente cuyo borde usaste para romper el huevo. ¿Por qué? Porque al hacer cualquiera de estas dos cosas pondrás el interior del huevo en contacto con la cáscara (que ha estado expuesta a gérmenes y bacterias).

Champiñones o setas

No debes ponerlos en contacto con el agua, mucho menos remojarlos. Hacerlo les hará perder consistencia porque los champiñones absorben fácilmente el agua. Entonces, ¿cómo limpiarlos para cocinarlos? Con una toalla húmeda o un cepillo de cerdas muy suaves. Si están muy sucios, opta por pelar el sombrerillo con un cuchillo afilado y si aún tienes dudas blanquéalos o escáldalos en agua hirviendo (pero sólo si los vas a usar en guiso).


 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias