Consejos de Cocina

Los errores más frecuentes al hacer pasta

¿A quién no le gusta la pasta? Y los fideos son, sin dudas, la variedad más clásica en las cocinas de muchas familias del mundo. Si te gustaría cocinarla, o mejorar tu talento con ella, en el presente artículo te compartimos algunos problemas comunes y cómo solucionarlos.

Los errores más frecuentes al hacer pasta
Por:  Redacción MUI KITCHEN

La pasta es uno de los alimentos más fáciles de cocinar y, sin dudas, la más consumida a nivel mundial (no solo en Italia). Sin embargo, pueden existir algunos principiantes que sigan cometiendo ciertos errores a la hora de manipular y cocer fideos, por ejemplo. A continuación, te los enumeramos.

1. Utilizar una olla muy pequeña

Es uno de los errores más frecuentes, sobre todo cuando somos pocos en casa y el tamaño de las ollas es el adecuado para cocinar pocas raciones. Recordemos que la pasta debe cocerse en agua abundante (aproximadamente un litro de agua por cada 100 g de pasta).

Sino, cuando echemos la pasta al agua hirviendo, bajará mucho la temperatura y el agua tardará un rato en recuperar el hervor. Durante este tiempo, parte de la pasta se empezará a apelmazar en el fondo. Además, se concentrará una gran cantidad de fécula en ella, lo que que hará que la pasta quede pegajosa.

2. No conservar la receta de pasta

Puedes guardar la pasta en botes, pero antes de tirar el paquete, recorta las instrucciones y mételo en el bote. Así podrás consultar la receta cada vez que cocines pasta para tus seres queridos.

3. No salar el agua

Si se cuece la pasta en agua sin sal, por muy sabrosa que sea nuestra salsa, la pasta siempre quedará insípida. Lo mejor es añadir 1 litro de agua con 2 g de sal, por cada 100 g de pasta seca que vayamos a cocer.

4. Salsas inadecuadas para el tipo de pasta

En el caso de los italianos, sus platos de pastas suelen llevar vegetales y otros ingredientes que permiten que la pasta se siga apreciando dentro del plato. En cambio, en los americanos, la pasta suele estar envuelta en salsas con gran cantidad de grasa, las cuales hacen que se pierda el sabor de la propia pasta.

No todos los tipos de pasta son adecuados para todas las salsas, por lo que es importante tenerlo en cuenta si queremos elegir la perfecta para la pasta que deseamos preparar un fin de semana al mediodía.

5. No remover la pasta mientras se cuece

Remover la pasta de vez en cuando mientras se está cociendo es la mejor manera de que no se pegue entre ella. Resulta mucho más efectivo que echar aceite en el agua, lo cual termina siendo un desperdicio total.

6. Tirar todo el agua de cocer la pasta

Antes de hacer eso, reserva al menos una pequeña cantidad de ese agua de cocción. Se recomienda, sobre todo, cuando la salsa te quedó un poco seca, así podrás añadir un poco más de ese líquido con todo el sabor de la pasta y conseguir una salsa mucho más sabrosa.

7. Enjuagar siempre la pasta en agua fría después de cocinada

Si vas a usar una salsa caliente, no solo es un paso innecesario sino totalmente contraproducente, ya que la pasta quedará más resbaladiza y la salsa se adherirá peor. Recuerda: la pasta se cuece, se escurre y se echa directamente en la salsa, para que se impregne bien de la misma.

8. Cocinar demasiada pasta

A veces se nos olvida que la pasta aumenta su tamaño al cocerla y, vista en seco, siempre parece que no vamos a llegar con las porciones. De esta forma, terminamos preparando pasta para un ejército. Antes de que te suceda de nuevo, toma medidas: entre 80 y 100 gramos por adulto, y 50 y 70 por niño.

9. Cocer la pasta antes de que esté lista la salsa

Si cocer la pasta te lleva 10 minutos y cocinar la salsa te va a llevar 30, no hagas todo a la vez. La salsa es la que espera a la pasta, no al revés. Tampoco se apaga el fuego una vez la pasta está hecha, dejándola reposar en el agua. En cuanto se echa la pasta al agua, se prepara el colador para escurrirla en el momento en el que esté en su punto.

Fuente: El Español

Curiosidades sobre la pasta

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias