Consejos de Cocina

Cómo guisar el pollo: 5 secretos para que salga excelente

Con estos trucos sencillos vas a conseguir unas piezas de pollo jugosas y en una salsa con mucho sabor. ¡Anímate a preparar pollo guisado!  

Con estos trucos sencillos vas a conseguir unas piezas de pollo jugosas y en una salsa con mucho sabor. ¡Anímate a preparar pollo guisado!  

El pollo guisado es quizás una de las preparaciones más utilizadas en todas las cocinas. Tal vez por la concentración de sabores y porque, de los platos complejos, es el más fácil y económico.¿Por qué complejo? Porque implica una carne con el gusto que le da la piel y los sabores que le agregan las verduras.

(Foto principal; Foto de Comida creado por KamranAydinov - www.freepik.es)

Lo puedes hacer con cualquier pieza de pollo / Foto de Fondo creado por azerbaijan_stockers - www.freepik.es

Antes que nada, te aclaramos que guisar se refiere a cocinar alimentos en un caldo (también puede ser salsa o agua) luego de haberlos rehogado, es decir después de sofreírlos hasta que se doren.

Aquí te decimos los secretos para que logres un pollo guisado perfecto

1. La piel: lo primero que te aclaramos es que lo puedes hacer con cualquier parte del pollo (¡la que más te guste!), pero preferiblemente debes dejarle un poco de piel (¡no la remuevas toda!). También puedes dejarle los huesos si prefieres.

2.Sofreír a fuego alto: es importante que dores los trozos de pollo por todos lados en aceite muy caliente. Empieza poniendo la piel hacia abajo. Sofríe a fuego alto. Sí, tal como estás pensando, va a quedar crudo por dentro, pero es que aún falta que lo cocines. Dorarlo por fuera te permitirá sellar los jugos de la pieza. Luego retíralo del fuego para sofreír y ablandar las verduras.

3. Dale más sabor: es importante que entre los ingredientes a sofreír cuentes con ajo, cebolla ( o cebolla verde o cebollín), pimentón y tomate pelado. Eso entre los básicos, pero de allí en adelante puedes agregarle lo que prefieras. Los 3 primeros te ayudan a dar sabor y el tomate, con su jugo, te da una base líquida para cocinar el pollo.

4. Especias y hierbas: los condimentos básicos son sal y pimienta, pero puedes darle más sabor con páprika e incluso un toque de canela. Agrégalos a las verduras cuando las estés sofriendo. De las hierbas, prefiere el orégano.

5. Cocina a fuego bajo: cuando las verduras empiecen a ablandarse, devuelve el pollo a la cazuela o sartén y cubre, preferentemente, con caldo de pollo, para profundizar aún más el sabor. Pero si no tienes a mano, puedes usar agua y ponle una hoja de laurel. Lo más importante es que en esta fase cocines a fuego medio bajo y tapado. Ya lo que te queda es esperar que el pollo se ablande, algo que toma entre 45 minutos y hora y media (dependiendo de la cantidad de piezas).

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias