Consejos de Cocina

5 cosas a tener en cuenta cuando hacemos panes lactales sin gluten

La cocina sin gluten es un arte aparte, pero con las técnicas correctas y las proporciones bien medidas de los ingredientes, podemos conseguir grandes resultados. Por ejemplo, con el pan lactal. A continuación, algunos consejos.

La cocina sin gluten es un arte aparte, pero con las técnicas correctas y las proporciones bien medidas de los ingredientes, podemos conseguir grandes resultados. Por ejemplo, con el pan lactal. A continuación, algunos consejos.

Por:  Redacción MUI KITCHEN

Hacer productos sin gluten, es decir, sin trigo, avena, centeno o cevada; suele parecer más complicado que hornear un producto con harina común o tradicional. Lo cierto es que hay que tomar ciertas medidas, para que el resultado sea igual de rico y esponjoso.

¿Qué pasa a la hora de cocinar panes lactales sin gluten? Aquí te contamos algunos errores comunes y cómo solucionarlos.

1. Usar leche, nunca agua

Si hacemos pan lactales con agua, tienden a desgranarse y desarmarse mucho. La leche aporta proteínas que ligan el pan. Es mejor no reemplazar las recetas que llevan leche por agua, ya que es muy probable que queden con una textura indeseada.

Para reemplazar correctamente la leche, lo ideal es usar una clara de huevo extra, lo cual mejora la textura de la miga y aporta nutrientes. Primero, pesen la clara y agreguen agua hasta llegar a la cantidad de líquido total que lleva la receta original. De esta forma, reemplazaremos caseína por albúmina, y no caseína por agua.

2. Cuidado con la harina de amaranto

La harina de amaranto es la harina que mejor miga permite lograr. Sin embargo, tiene un sabor particular que debe disimularse con condimentos. Por ejemplo, orégano, queso rallado, perejil o mix de semillas.

3. Ingredientes de mayor digestión

El trigo sarraceno integral resulta pesado para digerir. Suele usarse esta harina en menor proporción que las otras que contienen fibra, alrededor de un 5%.

4. Emplear la medida justa de levadura

A menor cantidad levadura, mayor sabor a pan. La levadura en exceso puede causar pérdida de volumen del pan y generar sabores muy intensos y/o amargos una vez cocido. Además, la levadura es un ser vivo que compite por conseguir nutrientes. Si ponemos en exceso, muchas levaduritas quedarán sin comida y oxígeno y las habremos agregado inútilmente, ya que les costará crecer y desarrollar gas.

5. No poner directamente la levadura con la sal

Ocurre principalmente cuando usamos levadura seca y agregamos todos los ingredientes juntos. Es mejor pesar las harinas, agregar la sal, distribuirla bien y por último, anadir la levadura.

Fuente: IG @glutenfreak.ar

Lee también: 10 consejos básicos de MasterChef para preparar comida infantil

Más Noticias

Más Noticias