A ver si te animas

Te enseñamos cómo hacer una auténtica salsa Carbonara

Nada de crema de leche, ni leche evaporada. La auténtica Carbonara no es cremosa. Esta salsa para pastas es muy fácil, es sólo que debes contar con ingredientes de buena calidad y considerar que debes servirla de inmediato. ¡Aprende a hacerla como un italiano!  

Nada de crema de leche, ni leche evaporada. La auténtica Carbonara no es cremosa. Esta salsa para pastas es muy fácil, es sólo que debes contar con ingredientes de buena calidad y considerar que debes servirla de inmediato. ¡Aprende a hacerla como un italiano!  

Es una de las salsas más conocidas en el mundo para acompañar un plato de pasta. Pero fuera de Italia se ha distorsionado tanto la receta original, que hoy se le llama Carbonara a cualquier salsa cremosa con panceta.

La panceta es fundamental en esta salsa

Se dice que la Carbonara nació en una zona de minas de carbón en Italia. Los mineros llegaban a sus casas, cansados de la faena, y lo único que deseaban era sentarse a comer un buen plato de pasta. 

La salsa la hacían con lo que tenían a su disposición: mantequilla, carrillera de cerdo y huevos. Además, la comían inmediatamente, tal como se estila hoy con esta salsa luego de agregarle los huevos.

Lo que necesitas:
2 huevos batidos
25 g de mantequilla
1 diente de ajo 
100 g de panceta (tocino, tocineta) cortada en cubos
40 g de queso Parmesano
40 g de queso Pecorino 
Sal y pimienta

Para prepararla:
Pon a cocinar la pasta.

Mientras tanto, derrite la mantequilla en una sartén. Agrega la panceta y el ajo entero. Retira el ajo de la preparación cuando se dore.

Saca la pasta, la escurres y se la agregas a la panceta. Retira la sartén del fuego. Agrega los huevos batidos y la mitad de los quesos rallados. Mezcla bien y agrega la otra mitad de los quesos. ¡Listo para servir!

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias