¿Sin albahaca? Haz salsa pesto con perejil y cilantro ¡en pocos minutos!

¿Sin albahaca? Haz salsa pesto con perejil y cilantro en pocos minutos

Quieres ponerle ese toque verde a tus pastas, pero no tienes a mano la albahaca infaltable en la salsa pesto, pues, pon manos a la obra porque la puedes hacer con otras hierbas como cilantro y perejil ¡se hace en un abrir y cerrar de ojos!  

Aunque la original se hace con piñones y albahaca, de manera contemporánea se han popularizado otras versiones que llevan frutos secos y otras hierbas. Esas nuevas versiones puedes probarlas y ver cómo resaltan con tu pasta preferida.

(Foto de portada:Imagen de RitaE en Pixabay)

Esta salsa va bien con pastas rellenas y cortas / Imagen de Bernadette Wurzinger en Pixabay

El pesto es de origen genovés y se le llamó así porque al principio esta salsa se hacía machacando la albahaca y los piñones en un mortero. En el dialecto genovés pisar o machacar se dice “pestare”. En el presente no tienes que usar morteros sino que puedes valerte de las licuadoras o procesadores de alimentos para hacer esta salsa en pocos minutos.

* De perejil y nueces
1 taza de perejil
1 taza de nueces
5 cucharadas grandes de aceite de oliva
2 dientes de ajo
Sal 
Pimienta negra 
1 taza de parmesano (opcional)

¿Cómo se prepara? 
Pela y pica los ajos por la mitad, extrae el germen (el trocito que está en el corazón del ajo, y que provoca indigestión o que muchas personas repitan la salsa). Trocea las nueces.
Coloca en la licuadora o procesador todos los ingredientes (menos el aceite). Licúa y agrega el aceite poco a poco, hasta que quede una pasta homogénea.

*De cilantro y almendras
1 manojo de cilantro
80 ml de aceite de oliva
30 g de almendras
2 dientes de ajo
80 g de queso parmesano
Sal y pimienta negra al gusto
Jugo de 1 limón 

¿Cómo se prepara?
Lava las ramitas de cilantro con agua y un chorrito de vinagre. Luego de unos minutos en esta solución, enjuágalas en abundante agua y sécalas. Luego trocea las almendras y corta los ajos (elimina el germen). Coloca todo en la licuadora o procesador y licúa hasta que consigas la textura deseada. Si la quieres cremosa, puedes agregar una cucharada de queso crema o de crema de leche.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias