A ver si te animas

Prueba los dos snacks crujientes que están de moda

Olvídate de papas fritas, palomitas de maíz y plátano frito. Muchísimo menos pienses en esas mismas opciones, pero industriales, esas que vienen empaquetadas. Estos snacks los haces en casa, en pocos minutos al horno, y son crujientes. ¡Toma nota porque te interesa!  

Olvídate de papas fritas, palomitas de maíz y plátano frito. Muchísimo menos pienses en esas mismas opciones, pero industriales, esas que vienen empaquetadas. Estos snacks los haces en casa, en pocos minutos al horno, y son crujientes. ¡Toma nota porque te interesa!  

Con las semillas de calabaza (ahuyama, zapallo o auyama) y las hojas de kale (col rizada, berza rizada) puedes hacer dos snacks súper crujientes, que te van a hacer olvidar patatas fritas, palomitas de maíz y chips de papa.

Las hojas de kale se queman muy fácilmente, así que revisa constantemente el horno

Las semillas o pipas de calabaza hasta hace poco eran vendidas tostadas en tiendas naturistas o de frutos secos, como un elemento crocante para decorar postres (tartas o cupcakes) y panes.  

Desde hace pocos años se ha descubierto que aportan vitaminas del grupo B y elementos antioxidantes (como la vitamina E) que ayudan a reparar el daño celular. Son una importante fuente de magnesio y manganeso (ambos contribuyen al buen estado de los huesos y el corazón).

Consúmelas con prudencia, porque en algunas personas producen problemas intestinales (diarreas o flatulencias).

Por otra parte, las hojas de kale son ricas en calcio, hierro, vitaminas A, C y K. Contienen antioxidantes, además de omega 3 y 6. 

Contiene tantas vitaminas y minerales que la recomendación es comer taza y media de kale dos veces a la semana.

Con las hojas de kale y las semillas de calabaza se hacen dos snacks súper crujientes. Son tan crocantes que incluso los puedes agregar a cualquier ensalada para darle textura.

*Chips de Kale
Hojas de Kale (col rizada, berza rizada)
Aceite de oliva
Sal 
Ajo en polvo

¿Cómo se preparan?
Lava bien las hojas, sécalas y córtalas con una tijera (o cuchillo de cerámica). La idea es cortarlas en pedazos, eliminando la vena central. Humedécelas con aceite de oliva y distribúyelas en una bandeja forrada con papel de hornear.

Llévalas a un horno a 180º C (350º F) por un máximo de 10 minutos. Tienes que revisarlas varias veces en el horno porque se queman muy fácilmente. No pueden tomar un color marrón, porque quedarán amargas.

Cuando estén listas, rocíales sal y ajo en polvo.

*Pipas de calabaza tostadas
Semillas frescas de calabaza
1 cucharada de especias variadas (las que quieras, por ejemplo: pimienta negra, cúrcuma, ajo, clavo y chile)
Aceite de oliva
Sal

¿Cómo se preparan?
Lava bien las semillas para retirar cualquier rastro de pulpa. Sécalas con papel de cocina y distribúyelas sobre una bandeja recubierta con papel de hornear. Rocíalas con aceite de oliva y espolvoréalas con sal y las especias (puedes obviar el paso de las especias, puedes solamente colocarles sal y aceite). Muévelas con las manos para que se impregnen con el aceite y las especias.

Llévalas a un horno precalentado a 120º C (250º F) por entre 10 y 20 minutos (todo depende del horno). 

Durante el horneado procura sacar la bandeja y remover las semillas para que se doren de manera pareja. 

Dales una probadita antes de retirarlas del horno para ver si están bien tostadas. Tienen que estar crocantes.

Cuando se enfríen puedes ofrecerlas como snacks o guárdalas en un envase hermético en un lugar seco. Si las haces sólo con sal, te van a saber mejor que las palomitas de maíz.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias