A ver si te animas

¡No deseches la piel de las papas! Aprovéchala para hacer unos crujientes chips

En esta época de contratiempos económicos resulta útil aprovechar los alimentos al máximo. Una manera es utilizando las cortezas de las frutas y verduras para algo más que abono para el huerto. Una excelente opción es hacer unos ricos chips de piel de papa o patata. ¡Revisa esta receta porque te va a encantar!  

En esta época de contratiempos económicos resulta útil aprovechar los alimentos al máximo. Una manera es utilizando las cortezas de las frutas y verduras para algo más que abono para el huerto. Una excelente opción es hacer unos ricos chips de piel de papa o patata. ¡Revisa esta receta porque te va a encantar!  

Las papas o patatas son originarias de los Andes, en Suramérica, pero en el presente se cultivan casi 2.000 variedades por todo el mundo. Es un tubérculo rico en fibra, vitaminas B6 y C, además de manganeso (mineral que beneficia la salud ósea).

Uno de sus más grandes atractivos es que se pueden freír, asar, hornear, hacer al vapor, en sopa o en puré. Pero algo que siempre se deja de lado y hasta se desecha es su cáscara, en la que se encuentra mucha fibra y nutrientes como la niacina (vitamina B3) y el potasio. Preparada como crujiente chip, la piel de las papas se convierte en una excelente merienda, tapa, botana o pasapalo.

(Foto de portada:  Polina Tankilevitch en Pexels)

Hornéalas con las hierbas de tu preferencia / Foto de Georgiana Mirela en Pexels

Aquí te mostramos cómo se hacen estos crujientes chips. Adicional te enseñamos a hacer una salsa de tomate casera y una mayonesa de yogurt para acompañarlos.

¿Cómo se hacen estos chips de cáscaras de papas?
1. Enciende el horno a 200º C (390º F).

2. Lava muy bien las papas para eliminar cualquier residuo. Al pelarlas procura hacerlo de tal manera que te queden tiras. Sécalas bien. Sazónalas con aceite (mejor si es de oliva), sal y pimienta. Si lo deseas, puedes agregar ajo en polvo. 

3. Extiéndelas en una bandeja cubierta con papel de hornear, rocíales encima las hierbas aromáticas de tu preferencia (tomillo, romero) y coloca en el horno durante 20 minutos para que queden crujientes.

Sirve con la salsa de tu preferencia. Aquí te damos dos opciones que puedes hacer en casa:

*Salsa de tomate casera
1 lata de tomates pelados (400 – 500 g)
1 cucharadita de vinagre de manzana
¼ de cucharadita de sal rosada
¼ de cucharadita de páprika
½ cucharadita de estevia

Ponlo todo en el procesador o licuadora. Guárdala en la nevera en un recipiente de vidrio hasta por una semana.

*Mayonesa de yogurt
125 g de yogurt griego natural sin azúcar (es el contenido de un envase pequeño)
3 medidas de ese envase de yogurt con aceite de oliva suave o de girasol 
Jugo de medio limón grande 
Sal y pimienta molida al gusto

Pon el yogurt en la licuadora. Agrega el limón, la sal y la pimienta y licúa. Mientras se procesa, empieza a agregar poco a poco el aceite. Sigue licuando hasta que obtengas una crema homogénea. Puedes guardarla hasta 3 días en la nevera.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias