Leche frita con corteza de galletas: postre crujiente y cremoso

Leche frita con corteza de galletas: postre crujiente y cremoso

Este postre típico español es muy antiguo, pero aún resiste algunas “actualizaciones” como esta, en la que a la leche frita le agregamos una costra de galletas ¡para dejarla más crujiente!   

La leche frita es uno de esos baluartes de la gastronomía española cuya autoría se la disputan muchas provincias. Sin embargo, a esta mezcla de harina con leche y azúcar, que luego se fríe, suele encajarse en el patrimonio culinario de la provincia de Palencia, en Castilla y León.

(Foto de portada:Riki Risnandar en Pexels)

Espolvorea con azúcar y canela / By Javier Lastras - originally posted to Flickr as Leche Frita, CC BY 2.0, Link

La receta de este dulce típico de España implica mezclar leche con harina, yemas, azúcar y canela. Luego se deja enfriar para cortar y rebozar en huevo y harina y finalmente freír. Con esta receta que te mostramos obtendrás una costra crujiente de galletas.

Para hacer esta leche frita que rinde 9 porciones vas a necesitar:
800 ml de leche entera
2 ramas de canela
Las cortezas de 1 naranja y 1 limón
90 g de almidón de maíz o maicena
300 g de galletas tipo María
80 g de mantequilla a temperatura ambiente 
150 g de azúcar

*Rebozado
2 huevos
Azúcar y canela
Aceite vegetal

¿Cómo se prepara?
1. Tritura las galletas en la licuadora o el procesador de alimentos. Mezcla las galletas pulverizadas con la mantequilla. Extiende la mitad de esta pasta en un molde cuadrado de 18 cm forrado con papel vegetal.

2. Calienta la leche (aparta unos 100 ml o 150 ml) con las astillas de canela y las cortezas cítricas. Ponla a fuego medio. Cuando empiece a hervir, le bajas el fuego y cocinas por 5 minutos. Aparta del fuego, tapa y deja reposar al menos media hora.

3. A la leche restante le agregas la maicena y mezclas bien. Cuela la leche con canela y cortezas y le añades el azúcar y la leche con maicena. Lleva al fuego sin dejar de remover. Aparta del fuego cuando hierva y espese.

4. Extiende la mezcla de leche sobre la base de galletas. Aún tibio la leche, y con cuidado, extiende el resto de la pasta de galleta (la manera más fácil es extender la pasta en un trozo de papel de hornear con el tamaño del molde y luego lo volteas sobre mezcla). Cuando enfríe, lleva a la nevera para que asiente bien.

5. Cuando esté firme, corta en porciones y reboza en los huevos batidos. Fríe en aceite bien caliente y coloca sobre toallas de papel. Luego espolvorea con una mezcla de azúcar y canela.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias