La receta más fácil de bizcocho japonés tembloroso con 3 ingredientes ¡sin harina y sin mantequilla!

La receta más fácil de bizcocho japonés tembloroso con 3 ingredientes ¡sin harina y sin mantequilla!

Si eres repostero novato, seguramente has intentado hacer el bizcocho tembloroso japonés, pero te da un poco de incertidumbre todo el procedimiento que implica. Aquí te decimos cómo hacerlo fácilmente ¡sin mucha complicación y pocos ingredientes!  

Con chocolate y queso crema todo sabe mejor. Así es este bizcocho japonés, que además de esponjoso y tembloroso, mantiene los ricos sabores del queso crema y chocolate. Una ventaja de esta preparación es que no requiere harina de ningún tipo, tampoco mantequilla, ni siquiera necesita aromatizante (como vainilla o limón) porque su mayor aroma proviene justamente del chocolate.

(Foto de portada: Foto de Chocolate creado por freepik - www.freepik.es)

Espolvoréale cacao en polvo para decorar / Foto de Chocolate creado por freepik - www.freepik.es

Para hacer el bizcocho japonés tembloroso vas  a necesitar:
200 g de queso crema
275 g de chocolate con leche (más o menos barra y media)
6 huevos

¿Cómo se prepara?
1. Los preparativos: Deja el queso crema al menos una hora fuera del refrigerador para que se ablande. Por otro lado, trocea la barra de chocolate con leche y derrítela a baño de María. Aparte, separa las claras de las yemas.

2. Bate el queso crema con el chocolate derretido. Si aún está caliente la mezcla (debido al chocolate derretido), deja unos minutos para esperar que enfríe bien. A continuación, agrega las yemas una a una, bate bien  cada vez que incorpores una nueva.

3. Enciende el horno a 180º C (350º F) y forra un molde redondo con papel de hornear, tanto por los lados como en el fondo. En un recipiente aparte, bate las claras a punto de nieve. Cuando empiecen a espumar agrega una pizca de sal. Cuando tengas ya picos firmes, agrega una tercera parte de las claras a la mezcla de queso y chocolate e incorpóralas de manera envolvente. Luego agrega el resto e igual mezcla de manera envolvente. 

Vierte en el molde y empareja bien la superficie. Hornea durante 45 minutos a baño de María, esto es, poner el molde con la mezcla dentro de una bandeja con agua caliente. Pasados los 45 minutos, deja que el pastel repose 15 minutos con el horno apagado y la puerta entreabierta. Permite que enfríe bien antes de desmoldar.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias