La más cremosa y dulce Cheesecake se hace con ricota y frutos rojos ¡tienes que probarla!

La más cremosa y dulce Cheesecake se hace con ricota y frutos rojos ¡tienes que probarla!

Esta es una receta súper cremosa de cheesecake con un toque dulce que se lo da la conserva de frutas que preparas de manera rápida con azúcar. Esta es una delicia que lleva una corteza de harina, miel y azúcar. ¡Regálate o regala esta tarta en cualquier ocasión especial!

Esta Cheesecake de ricota y frutos rojos es una formidable manera de hacer en casa tu propia tarta de queso cremoso con toques dulces y ácidos. ¡Este pastel de queso lo tiene todo! Además sólo debes hornear la corteza porque el relleno sólo requiere refrigeración. 

(Foto de portada: Photo by Aidana Khabdesh on Unsplash)

Sólo debes hornear la corteza, el relleno se refrigera / Photo by Aneta Voborilova on Unsplash

Para hacer esta Tarta de Queso con ricota y frutos rojos vas a necesitar:
*Base o corteza
150 g de harina
75 ml de leche evaporada
½ cucharadita de ralladura de limón
1 huevo
50 g de azúcar
2 cucharadas de miel
1 cucharadita de vainilla
2 cucharadas de aceite de oliva

*Conserva 
250 g de frutos rojos (arándanos, fresas, frambuesas y cerezas)
100 g de azúcar

*Relleno
½ kilo de queso ricota
300 g de crema para batir
300 g de azúcar impalpable (pulverizada o para glaseado)
300 g de queso mascarpone (o queso crema)
¼ de taza de jugo de limón
2 láminas de gelatina

¿Cómo se prepara?
Enciende el horno a 180º C (350º F)
1. Corteza: mezcla el huevo con el aceite, la vainilla y la miel. Cuando estén bien integradas añade la ralladura y el azúcar. Finalmente, cuando todo esté bien mezclado añades la harina y luego poco a poco la leche. Amasa mientras agregas la leche y hasta conseguir una masa elástica que no se pegue a tus manos (si está quebradiza agrega un poco más de leche, si está pegajosa agrega un poco más de harina). Añade los extras de leche y harina por cucharadas, de tal manera de que puedas parar de agregar cuando obtengas la consistencia deseada.

En una superficie espolvoreada con harina, estira la masa con un rodillo o palote de un grosor de medio centímetro. Extiéndela en un molde engrasado con aceite en aerosol o aceite de oliva y corta los sobrantes. Cubre con papel de hornear y coloca legumbres o granos secos encima de esta corteza para evitar que levante.

Hornea durante 10 minutos. Luego retira el peso y hornea 5 minutos más.

2. Conserva de frutos rojos: cocina las frutas con el azúcar a fuego medio. Remueve. Cuando hierva, baja el fuego y cocina por 10 minutos. Pon aparte y deja enfriar.

3. Relleno: coloca las láminas de gelatina en un recipiente con el jugo de limón durante 10 minutos. Aparte, mezcla el mascarpone (o queso crema) con el azúcar y el ricota, hasta que se vuelvan una masa sin grumos. En otro recipiente, bate la crema hasta que aumente de volumen y únela con la mezcla de quesos. Funde las láminas de gelatina a baño de María y las agregas a la mezcla de quesos.

Coloca la conserva de frutas sobre la corteza. Distribuye de manera pareja con una espátula. Guarda un poco de la conserva para decorar esta cheesecake. Luego coloca la mezcla de quesos. Refrigera por 1 hora antes de servir.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias