Noticias

Sigue estos consejos para conservar el tomillo, orégano o salvia frescos 

Compraste tomillo, orégano o salvia y te ha sobrado pero quieres mantenerlos frescos, este artículo entonces es para tí, porque te enseñaremos una técnica que te permitirá alargarles el tiempo de vida. 

Compraste tomillo, orégano o salvia y te ha sobrado pero quieres mantenerlos frescos, este artículo entonces es para tí, porque te enseñaremos una técnica que te permitirá alargarles el tiempo de vida. 

Córtalos, ponlos en una cubitera, cúbrelos con aceite de oliva u otro tipo de materia grasa que tengas disponible, luego, congélalos. Tan fácil como lo lees está es la técnica que te permitirá mantener frescos el tomillo, orégano y la salvia.

La grasa favorecerá una buena conservación de la humedad de las hierbas, y te ahorrarás volver a tener que comprar un manojo entero la próxima vez que una receta te los pida (además de mejorar otros platos cuando improvises y recuerdes que tienes a mano esa bomba de sabor).

Quesos congelados

En caso que tengas otras hierbas en casa te dejamos algunos datos para que puedas conservarlas: 

1.  Conservar las hierbas en aceite de oliva, para esto usa un recipiente para hacer hielo, incorpora en trozos pequeños la hierba que deseas conservar, luego cubre con el aceite y mételos en el refrigerador. Tendrás como resultado unos cubitos de aceite aromatizados ideales para los guisos y ensaladas. Los cuales solo necesitarás poner en un poco de calor y al derretirse estarán listos para utilizarse. 

2. Para un proceso más sencillo, lava las hierbas y sécalas minuciosamente. Forma unos pequeños ramitos, amárralos con una cuerda y cuélgalos boca abajo en algún lugar fresco, seco y oscuro. De 15 días a un mes las hojas estarán secas y podrás guardarlas en frascos de vidrio o en bolsas de plástico. 

3.  Otra opción es hacerlo en botellas de vidrio, introduces las hierbas entre aceite de oliva, vinagre de manzana o vinagre de vino blanco y las guardas en un lugar seco y oscuro durante 15 días. Después de este tiempo tendrás aceites y vinagres aromatizados ideales ahora usarlos como vinagretas en las ensaladas y condimentos.

4. Lo más rápido, opta por lavar muy bien las hierbas y congelarlas. Extiende muy bien las hojas y pon una rama encima de la otra en bolsas herméticas que resistan el proceso de congelación, acomódalas una encima de la otra así cuando requieras una te será fácil  sacarlas y usarlas.

Otro consejo:

Si necesitas rallar quesos blandos como mozzarella, brie, Camembert, fontina o tetilla para gratinarlos en una capa fina, ponlos una media hora antes en el congelador para que tengan una textura más manejable. Este consejo también sirve para preparar un tartar de carne o pescado a cuchillo, o para picarlos en casa con un robot de cocina sin hacer un paté (siempre en ciclos de tiempo cortos).

 
 

Marian Avila

Periodista y contadora de historias desde hace más de 20 años, fanática de la palabra y del estudio de la comunicación. Experta en ecosistemas digitales y medios, seguidora de los hechos que mueven a las personas y el mundo, amante de la cocina y del placer de un buen plato.+ info

Más Noticias

Más Noticias