A ver si te animas

Flan esponjoso japonés o pastel imposible: conoce el 1,2,3 de esta receta

Al parecer en Japón hay una debilidad por los postres esponjosos, porque tienen acaparadas las redes sociales con estos dulces tan fotogénicos. Esta vez es el turno del Pastel Imposible al estilo japonés:  un bizcocho con flan que se cocinan juntos y quedan perfectamente separados. Se hornea en vasos transparentes para que los comensales observen las tres capas del postre: el caramelo, el flan y el bizcocho. ¡Aprende a elaborarlo!  

Al parecer en Japón hay una debilidad por los postres esponjosos, porque tienen acaparadas las redes sociales con estos dulces tan fotogénicos. Esta vez es el turno del Pastel Imposible al estilo japonés:  un bizcocho con flan que se cocinan juntos y quedan perfectamente separados. Se hornea en vasos transparentes para que los comensales observen las tres capas del postre: el caramelo, el flan y el bizcocho. ¡Aprende a elaborarlo!  

El bizcocho con el que cocinan este postre se conoce como Castella y es muy popular en Japón, y sí, como te imaginas, es esponjoso. Pero además se cocina con un flan con caramelo. Es decir, esta es la versión japonesa del Pastel Imposible: bizcocho con flan en una sola preparación. ¡Atrévete a hacerlo con este paso a paso!

El bizcocho en la parte superior adquiere un color dorado

Ingredientes:
*Flan
1 ½ tazas de leche entera
3 huevos + 1 yema
¼ de taza de azúcar
½ cucharadita de miel
2 cucharaditas de licor de Brandy

*Bizcocho
1 huevo
2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de harina de repostería (sin leudante, la llaman también harina floja)
1 cucharadita de miel

*Caramelo
¼ de taza de azúcar
2 cucharaditas de agua
4 cucharaditas de agua

¿Cómo se prepara? 
1, Cocina en una olla, a fuego medio, el caramelo: coloca el azúcar con las dos cucharaditas de agua. Cuando el caramelo tome un color dorado, apaga el fuego y agregas de inmediato las 4 cucharaditas de agua. Debes hacerlo con precaución: ten a la mano la tapa de la olla, deja apenas una rendija por la que puedas verter el agua y tapa de inmediato. Debes hacerlo con cuidado porque te puedes quemar. Luego de arrojar el agua, mueve la olla tapada para que el agua se mezcle con el caramelo. Vierte el caramelo en los vasos y luego los llevas a la nevera.

En este punto, precalienta el horno a 160º C (320º F).

2. Ahora toca hacer el flan: coloca en un recipiente la miel, el brandy y el azúcar. Mezcla con varillas manuales (no batidora eléctrica para evitar el exceso de espuma) antes de añadir los huevos y la yema. 

Cuando queden bien mezclados, agrega poco a poco y siempre batiendo, la leche (que debe estar caliente).  Ahora debes colar dos veces la mezcla y ponerla en una jarra para facilitar la tarea de verterla en los vasos. El flan debe llenar hasta ¾ de la capacidad de los vasos.

3. Por último, hay que elaborar el bizcocho: coloca en un recipiente la miel, el azúcar y el huevo. Coloca el recipiente dentro de otro que tendrá agua caliente. La idea es batir estos ingredientes a baño de María. Bátelos con batidora eléctrica y cuando se forme la espuma puedes sacar el recipiente del baño de María. Sigue batiendo a máxima velocidad hasta que se forme una especie de punto de nieve muy blanquecino, cremoso y firme. Agrega la harina tamizándola. Incorpórala con movimientos envolventes para que no se pierda la esponjosidad.

Ya integrada la mezcla del bizcocho, debes colocarla con la ayuda de una cuchara en los vasos. Llena por completo la capacidad del vaso con esta mezcla espumosa de bizcocho.


Ahora coloca los vasos en una bandeja con agua caliente (debe llegar hasta uno o dos dedos de altura de los vasos). Y lleva al horno por 45 minutos. Está listo cuando el bizcocho se ponga dorado.

Debes esperar que enfríen los flanes para llevarlos a la nevera por al menos 4 horas.

Nota: los vasos usados tiene una capacidad de 125 ml.

Aquí tienes un video con el flan esponjoso japonés:

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias