Entérate por qué comer patas de pollo con regularidad te mantendrá más joven y saludable

Entérate por qué comer debes comer patas de pollo con regularidad

Las pechugas son la parte del pollo que ofrece proteínas de alta calidad, mientras que los muslos te garantizan más sabor en tus guisos o sopas. Pero las patas son una parte que generalmente se desecha y que sólo algunos toman la precaución de consumir, al menos cuando se sienten mal, y que son un cofre de maravillas para tu salud   

Algunos recuerdan comerlas cuando enfrentan problemas como fuertes gripes, dengue o chickungunya, pero las patas de pollo puedes comerlas con regularidad para garantizarte gran cantidad de proteínas, entre ellas colágeno.

(Foto de portada: Foto de Comida creado por jcomp - www.freepik.es)

Se pueden preparar de varias formas / Foto de Marco creado por jcomp - www.freepik.es

Se ha demostrado que 70% de las proteínas de las patas son colágeno. Se ha comprobado que el colágeno puede dar una mayor elasticidad, hidratación y densidad a tu piel. Además el colágeno aumenta la producción de ácido hialurónico que previene el envejecimiento, de acuerdo con investigaciones.También se ha comprobado que ayuda a mejorar la densidad de los huesos.

Para una preparación más saludable retira la piel (que es el contenido de grasa) y prefiere preparar las patas en guisos o sopas (evita las frituras). Limpia bien cada pieza, eliminando las uñas y descartando las piezas en malas condiciones.

Para hacer unas patas de pollo guisadas vas a necesitar:
1 kg de patas de pollo
1 cebolla
3 tomates maduros grandes
1 hoja de laurel
1 cucharada rasa de pimentón dulce
1 vasito de vino blanco seco
Aceite de oliva
Agua
Sal y pimienta

¿Cómo se preparan?
Lava y limpia las patas: elimina pellejos, la piel y corta los extremos para quitar las uñas. Algunas tiendas y supermercados ya las venden limpias, listas para cocinar.

Vierte aceite en una sartén honda o una olla. Allí, sofríe la cebolla picadita y el pimiento morrón por unos dos minutos, agrega los tomates picados en trocitos, con el vino y la hoja de laurel. Coloca las patas y las cubres con agua. Deja que se cocinen por 20 minutos. A la mitad de la cocción sazona con sal y pimienta.

Receta tomada de www.cookmonkeys.com

Revisa también esta receta de sopa de patas de pollo con jengibre (kion):

 


 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias