Entérate cómo hacer un perfecto yogurt griego casero

Entérate cómo hacer un perfecto yogurt griego casero ¡con 1 ingrediente!

¿Por qué te interesa hacer yogurt griego? Porque tiene un poco más de materia grasa, es más espeso y con menos azúcares que el regular. Además, es más fácil de digerir. Aquí te decimos cómo conseguir un litro de yogurt regular y a partir de allí elaborar uno de tipo griego

El yogurt griego es más ácido, más espeso y con menos hidratos de carbono que un yogurt regular, por eso es más fácil de digerir. Como cualquier otro yogurt, es excelente para mantener la flora intestinal debido a los probióticos y bacterias saludables que aporta a nuestro organismo. 

Además, es una fuente de calcio, el cual es fundamental  para el crecimiento de los niños y en los adultos ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis. Después de conocer sus beneficios ¡Manos a la obra!

(Foto de portada: Photo by Rene Lehmkuhl on Unsplash)

Es más ácido y tiene menos hidratos de carbono que el yogurt regular / Photo by Mariah Hewines on Unsplash

Para hacer yogurt griego vas a necesitar:
1 yogurt natural de 120 g
1 litro de leche entera
2 cucharadas de leche en polvo (opcional)

¿Cómo se prepara?
1. Lo primero es calentar la leche en una olla de acero inoxidable. Hazlo con fuego bajo para que se caliente de manera pareja. Remueve de vez en cuando para ayudar a repartir el calor. 

2. La mejor manera de ir al siguiente paso es con un termómetro de cocina, el cual debería indicar 46º C, que es la temperatura para integrar el yogurt en la leche caliente. Pero si no lo tienes, puedes usar cualquiera de estas dos señales para saber si la leche ha alcanzado la temperatura requerida: cuando comiencen a aparecer burbujitas en los bordes o cuando puedas introducir un dedo en el líquido y sientas que está muy caliente, pero puedes soportarlo por unos segundos. 
En ese momento se debe agregar el yogurt y la leche en polvo. Debes remover muy bien para que se integren, cuando eso suceda, retira la mezcla del fuego y vierte el yogurt en un recipiente que envolverás en papel aluminio y una toalla.

3. Calienta el horno unos minutos y apágalo para introducir el recipiente de yogurt envuelto en aluminio. Allí lo dejarás al menos 8 horas.

4. Con este proceso conseguiste un yogurt clásico. Para obtener un yogurt griego debes eliminar suero y eso lo logras usando una tela tipo gasa. En esta tela envuelves el yogurt (que ya pasó las 8 horas en el refrigerador, luego de las 8 horas en el horno), y amarras los extremos de tal manera que quede como un saquito. 

5. Ese saquito de tela lo debes colocar en un colador y este sobre un recipiente. La idea es que dentro del recipiente caiga todo el suero durante las 4 horas que va a permanecer en el refrigerador. Luego de ese tiempo, la crema que queda en la gasa es el yogurt griego.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias