Eleva el sabor de tus platos con sales saborizadas ¡aprende a prepararlas!

Cocina como un chef usando sales de sabores, las que puedes hacer de manera simple en casa. Desde la ahumada hasta la de albahaca, aquí te decimos cómo hacerlas  

Eleva el sabor de tus platos con sales saborizadas ¡aprende a prepararlas!

Una de las sales más usadas en la cocina gourmet es la ahumada. Con ella le das un toque de sabor de barbacoa o parrilla a tus comidas e incluso es el ingrediente único para preparar salmón ahumado. Pero también puedes hacer sal de albahaca o sal de pimientos, sin utensilios especiales.

(Foto principal: Photo by Anastasia Zhenina on Unsplash)

La sal ahumada queda dorada o grisácea / Foto de Castorly Stock en Pexels

Sal Ahumada

Necesitas: sal gruesa, carbón vegetal, trozos de madera y bandeja de aluminio desechable. 

Procedimiento

1. Pon la leña en agua durante 1 hora.  Luego sécala bien y tenla a mano.
2. Prepara la parrilla con el carbón. Pero coloca el carbón sólo en un lado de la parrilla, deja un lado vacío. Cuando las llamas se apaguen y salga el humo, coloca los trozos de madera encima del carbón.
3. Extiende la sal en el recipiente de aluminio y coloca este envase en la parrillera, pero del lado donde no está el carbón. Tapa y espera una hora (hasta un máximo de 2) para que se ahume la sal. Cuando enfríe, guárdala en recipientes herméticos (si de vidrio, mejor).

Sal de pimientos

Para hacer esta sal debes recolectar el jugo que dejan los morrones al asarlos. 

Procedimiento

1. Extiende sal gruesa en un recipiente y moja un poco con el jugo de pimientos. Pero sólo rocía porque no quieres que quede aguada.
2. Cuando se seque, agrega un poco más de jugo y ahora deja secar y guardas en un recipiente hermético.

Sal de albahaca

Esta es una sal que resulta perfecta para salsas, pizzas y ensaladas. Al igual que la de pimientos debes aplicar sabor poco a poco.

Procedimiento

1. Hierve un poco de agua y retira del fuego cuando tenga varios minutos en ebullición. Agrega las hojas de albahaca y deja reposar media hora con la olla tapada. Cuando enfríe, licúa.
2. Extiende la sal en un recipiente y rocía con el jugo de albahaca. Deja que seque y vuelve a rociar. Cuando se seque guarda en un recipiente hermético.
 

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias