El paso a paso para hacer unos macarons ¡de foto!

El paso a paso para hacer unos macarons ¡de foto!

Macarons o macarrones, macaron o macarrón. No importa cómo decidan llamar a estas delicadas galletas de harina de almendras. Son divinas y vale la pena aprender a hacerlas en casa. ¡Aquí tienes la receta de los macarons!  

Enamoran con sólo verlos, los macarons (o macarrones) parecen el típico postre francés: delicado, chic y perfecto. Pero en realidad es un postre italiano, perfeccionado por los pasteleros franceses.

Su preparación es sencilla, sólo que hay que seguirla paso a paso y respetar los tiempos de reposo y de horneado.

Sin más, ¡ponte las pilas y haz estas divinas galletas!

Lo que necesitas:
1 taza de harina de almendras 
3 claras de huevo a temperatura ambiente
3 cucharadas de azúcar refinada
1 ½ taza de azúcar glass (de glaseado) 
1 pizca de sal
1/4 de cucharadita de cremor tártaro 
Color en gel (opcional)

Para rellenar:
40 g de queso crema
150 g de azúcar glass 
40 g de mantequilla blanda
1 cucharadita de vainilla

Para prepararlos:
Pulveriza el azúcar glass y la harina en la licuadora (blender) o un procesador. Tamiza la mezcla dos veces (descarta los granos que no pasen por el colador).

Ahora bate las claras y cuando empiecen a levantar colocas el cremor, la sal y agrega poco a poco el azúcar refinada. Deja que levanten a punto de nieve y agrega la mezcla de harina y azúcar glass de manera envolvente, de manera de no perder el aire que se consiguió con las claras. En este punto se agrega el colorante en gel (si quieres hacerlos de colores), revuelve la mezcla con cuidado para repartir el color de manera uniforme.

Distribuye la mezcla en un molde para macarons con la ayuda de una manga pastelera con una boquilla redonda (si no tienes molde, lee hasta el final para que veas la opción). Sacude un poco la bandeja para asentar la mezcla. También debes usar la punta de un mondadientes para “pinchar” un poco la superficie de los macarons para eliminar cualquier burbujita de aire. Hay que dejar que se sequen por al menos 1 hora, es decir dejarlos en reposo.

Pasado el tiempo y para saber si los macarons tienen la consistencia deseada, prueba tocarlos con la punta de tu dedo. Deben lucir una superficie pareja y firme. Si se te pega del dedo, espera un rato más antes de hornearlos.

Cuando estén listos llévalos a un horno precalentado de 150º C (300º F) por 15 minutos.

Para preparar el relleno:
Se mezclan todos los ingredientes con una batidora de varillas. Se pone en una manga pastelera y, antes de unir los macarrones de dos en dos con esta mezcla, se refrigera por media hora en la nevera.

El dato: si no tienes un molde para macarons, puedes usar papel para hornear y sobre él dibujar con lápiz (y algo que te sirva de molde, como un vaso) los círculos para distribuir la mezcla de manera pareja.

El truco: guarda las claras en el refrigerador días antes de preparar los macarons. Colócalos en un recipiente y los tapas con papel film (plástico), y a este le haces unos finos hoyitos. La idea es “secar” las claras antes de usarlas. Eso sí, al momento de batirlas deben estar a temperatura ambiente, no frías.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias