Cremoso y potente gazpacho de aguacate ¡fácil de preparar!

Cremoso y potente gazpacho de aguacate ¡fácil de preparar!

Ya sabemos que te gusta el de tomate, pero aquí te tenemos una opción menos habitual, pero no por ello menos deliciosa. Se prepara en pocos minutos y luego debes dejar que el refrigerador actúe y la ponga bien fría  

El gazpacho es una bebida muy antigua, tanto que su origen se remonta al siglo XII. Era una bebida o sopa fría que hacían los estratos menos favorecidos en España. Se hacía con aceite, sal, ajo, vinagre y pan. La característica principal era que el pan estaba cortado en láminas o escamas, como caspa, de ésta última palabra deriva el nombre gazpacho o gazpachos, en plural que es como se le llamaba.

Luego se le fueron incorporando pepino, cebolla y pimentón, hasta concluir con el tomate americano, que llegó a España con los tiempos de la colonia. Es esencialmente una sopa fría y refrescante de tomate.

(Foto de portada: Photo by Megan Markham on Unsplash)

Queda cremosa y es deliciosa / Photo by Sandie Clarke on Unsplash

Aquí es donde puedes darle un giro, al hacerla con aguacate y conseguir una sopa cremosa. Además, lo mejor es que estarás consumiendo un alimento saludable: el aguacate contiene más potasio que la banana y aporta ácidos grasos beneficiosos para tu organismo.

Para este Gazpacho vas a necesitar:
3 aguacates
½ calabacín
½ pepino
Una cuarta parte de un pimiento verde
1 diente de ajo
30 g de miga de pan
Cebollín (cebollino) 
Agua
Aceite de oliva
Vinagre
Sal

¿Cómo se prepara?
Remoja las migas de pan en suficiente agua.

Saca la pulpa de los aguacates (pícalos por la mitad y sácala con una cuchara) y ponla en un recipiente aparte, agrega el pimiento cortado en trozos. Pela el pepino y elimina el centro con las semillas, trocéalo y ponlo con el aguacate. Agrega la parte verde del cebollín y el calabacín troceado. Añade las migas hidratadas.

Coloca sal y pimienta, un poco de agua, un poco de aceite de oliva y un chorrito de vinagre de manzana. Usa la batidora de mano para hacer una crema (si no tienes, usa la licuadora). Si está muy espesa, coloca un poco más de agua. Luego de licuado, pasa la mezcla por un colador.

Para enfriarlo, debes servirlo en una jarra, taparla con papel film y dejarla en el refrigerador al menos 3 horas. De esta manera no tienes que recurrir a cubos de hielo, que harán que la sopa se diluya y  pierda el sabor.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias