Crema de chocolate: una sola receta para varios postres fáciles

Crema de chocolate: una sola receta para varios postres fáciles

Esta sencilla crema de chocolate la podrás usar para tus tortas o bizcochos, pero también puede ser el relleno de un pie (pai), usarla como pudding o el ingrediente principal de una tarta fría. En fin, que con esta sola receta tienes varios postres para escoger  

En los tiempos de los olmecas, en México, el cacao era considerado un alimento privilegio de las clases altas, quienes lo tomaban con especias. Siglos después de la colonización, cuando monjes cirtercienses mezclaron chocolate con almendras y azúcar, los europeos se enamoraron de este fruto. 

Sirve para cubrir y rellenar tortas

Desde entonces el chocolate se ha convertido en un ingrediente obligado de la repostería y prácticamente ahora gusta a todos, sin importar clases sociales. Su sabor ha llegado hasta la crema pastelera, como la que te presentamos a continuación, que no requiere de muchos ingredientes, y es una receta fácil y rápida.

Además, ¡sirve para muchos postres!: como relleno para un pie (pai o tarta), pudding, relleno y cobertura de una torta, o como torta fría (duplicas los ingredientes y te da una cantidad para alternar capas de galleta con capas de crema).

Lo que necesitas:
4 yemas
45 g de maicena
125 g de azúcar
150 g de chocolate oscuro
½ litro de leche 
1 cucharadita de vainilla

Para prepararla:
Bate las yemas con la maicena y el azúcar, hasta que se integren completamente y sin grumos.

Vierte la leche y la vainilla en una olla. Ponla a fuego bajo y cuando la leche esté tibia (no hirviendo), le agregas la crema de yemas con maicena y azúcar. Sube a fuego medio y remueve constantemente para evitar grumos. Cuando haya espesado, quítala del fuego.

Agrega el chocolate (troceado en caso de que sea una tableta) mientras la crema está caliente. Deja unos minutos para que se derrita y procedes a revolver hasta integrar.

Cubre con papel film (que toque la crema para evitar que se endurezca la parte de arriba) y cuando enfríe, la refrigeras y ya la tienes lista para decorar o rellenar.

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias