Bocado de la Toscana: Aprende a hacer unas auténticas bruschettas con pesto

Bocado de la Toscana: Aprende a hacer unas auténticas bruschettas con pesto

Tal vez pienses que tostar pan no tiene mayor gracia. Pero, todo en la cocina tiene su truco. Las bruschettas son esas ricas rebanadas de pan tostado y crujiente, generalmente del día anterior, a las que se les puede poner cualquier delicia encima. Aquí te decimos cómo hacerlas con pesto  

Las bruschettas son originarias de la región de la Toscana, en Italia, donde son uno de los antipasti (platos de entrada) más populares y uno de los acompañantes ideales para los aperitivos. Alrededor del mundo se le tiene como pasapalos, picaditas y botanas ideales para compartir y pasar un rato.

(Foto de portada: Daria Shevtsova en Pexels)

Rocíale aceite de oliva / Foto de RODNAE Productions en Pexels

Pero estas rebanadas de pan tostado cubiertas no siempre estuvieron presentes en los menús de los restaurantes más finos del mundo. Sus comienzos fueron como “comida de pobres”, cuando los campesinos intentaban aprovechar los panes duros. Desde entonces la tradición manda que se usen ingredientes como sal marina y aceite de oliva extra virgen. 

El secreto de la preparación de la bruschetta está en la temperatura de la plancha: que no debe ser tan caliente como para que se reseque la miga.

Aquí te damos una receta para que no te pierdas su gran sabor y las prepares con una salsa pesto:
Pan de barra en rebanadas gruesas
1 diente de ajo para frotar el pan
Aceite de oliva para rociar las rebanadas

*Salsa pesto
1 diente de ajo majado
¼ de taza de piñones tostados o nueces 
2 tazas de hojas de albahaca fresca
½ taza de queso parmesano
½ taza de aceite de oliva virgen extra
½ taza de tomates secos en tiras

¿Cómo se preparan?
Tuesta las rebanadas de pan y, mientras aún están calientes, frota el ajo y rocíalas con el aceite de oliva.
Licúa el diente de ajo con los piñones, la albahaca y el queso parmesano. Cuando tengas una pasta, vierte poco a poco el aceite de oliva hasta que emulsione. Pon el pesto en un bol y mezcla con el tomate seco. Cubre el recipiente con papel film o llévalo a un frasco con tapa para refrigerar a la espera de servir.

A continuación presenta las rebanadas de pan con el bol en una fuente y disfruta.
 

Karla Sofía Espinoza

Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias