A ver si te animas

3 recetas fáciles de salsa pesto: ¡prepáralas todas y escoge tu favorita!

Las salsas pesto son un delicioso legado de la cocina italiana. Lo mejor de todo es que con la tecnología moderna las podemos hacer en un abrir y cerrar de ojos. Aquí te enseñamos desde el auténtico pesto genovés hasta versiones contemporáneas. En este Día Mundial de la Pasta, ¡descubre tu pesto favorito para tu pasta preferida!  

Las salsas pesto son un delicioso legado de la cocina italiana. Lo mejor de todo es que con la tecnología moderna las podemos hacer en un abrir y cerrar de ojos. Aquí te enseñamos desde el auténtico pesto genovés hasta versiones contemporáneas. En este Día Mundial de la Pasta, ¡descubre tu pesto favorito para tu pasta preferida!  

Se le llama pesto porque viene del genovés “pestare”, es decir pisar o machacar, porque al principio esta salsa se hacía pisando o machacando, en mortero, la albahaca y piñones. Ahora se hace en licuadoras o picatodos (procesadores de alimentos), lo que nos da la ventaja de elaborarlas en un 2 x 3. ¡Ponte manos a la obra con estas recetas fáciles, rápidas y saludables de pesto!

La original se hace con albahaca y piñones

*El tradicional pesto genovés
100 g de hojas de albahaca fresca
160 ml de aceite de oliva extra virgen
200 g de queso parmesano
75 g de piñones
2 dientes de ajo
Sal

¿Cómo se prepara?
Retira el tallo de las hojas de albahaca. Lávalas y sécalas bien (colócalas sobre una toalla de papel, encima les pones otra toalla y las presionas, con cuidado de no romperlas). 

Tuesta los piñones en una sartén, sin aceite. Pela y pica los dientes de ajo (elimina el germen, que es la parte verde que está en el centro y que hace que repitamos la salsa). 

Ahora coloca la mitad del aceite con todos los ingredientes en la licuadora o procesador (un picatodo también sirve). Licúa. Cuando se vuelva una masa uniforme, agregas el resto del aceite y vuelves a licuar.

El dato: las hojas de albahaca son muy delicadas porque se oxidan fácilmente, eso lo vemos cuando se ponen marrones. El efecto es que tienen un sabor amargo. Debemos tener cuidado de no romperlas cuando las secamos.

* De perejil y nueces
1 taza de perejil
1 taza de nueces
2 dientes de ajo
5 cucharadas grandes de aceite de oliva
Sal 
Pimienta negra 
1 taza de parmesano (opcional)

¿Cómo se prepara?
Pela y pica los ajos por la mitad, extrae el germen. Trocea las nueces.

Coloca en la licuadora o procesador todos los ingredientes (menos el aceite). Licúa y agrega el aceite poco a poco, hasta que quede una pasta homogénea.

*De cilantro y almendras
1 manojo de cilantro
30 g de almendras
80 ml de aceite de oliva
2 dientes de ajo
80 g de queso parmesano
Sal y pimienta negra al gusto
Jugo de 1 limón 

¿Cómo se prepara?
Pon las ramitas de cilantro en un recipiente con agua y un chorrito de vinagre. Luego de unos minutos, enjuágalas en abundante agua y sécalas. Luego, trocea las almendras.

Coloca todo en la licuadora o procesador y licúa hasta que consigas la textura deseada. Si la quieres cremosa, puedes agregar una cucharada de queso crema o de crema de leche.

Karla Sofía Espinoza

Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en gastronomía. Enóloga de alma y enamorada de los postres. Mi súperpoder es preparar todo tipo de mousse y mi debilidad son las galletas. Mi lema es: nunca es demasiado chocolate+ info

Más Noticias

Más Noticias