Receta de Red Velvet con colorantes naturales: fácil preparación

Receta de Red Velvet con colorantes naturales: fácil preparación

Los primeros Red Velvet se empezaron a vender en el siglo XIX en Estados Unidos: eran bizcochos que se distinguían por una miga más fina, lograda por el uso de harina de almendras, cacao en polvo y maicena (almidón de maíz). Lo del color rojizo se lograba por una reacción del cacao americano con el uso de algún ácido (como el vinagre, suero de leche o jugo de limón).

Pero su primer impulso hacia la fama vino del hotel Waldorf Astoria, de Nueva York, que comenzó a servirlo en la década de 1930. Entre la clientela se encontraba el matrimonio Adams, los dueños de la compañía de colorantes y extractos alimenticios. Quedaron tan impactados por el color del bizcocho que lo convirtieron en la punta de lanza de sus nuevos productos: le darían un tono más rojizo al Red Velvet.

Con los años el bizcocho color rubí  cayó en el olvido, hasta que en la década de 1980 tuvo un resurgir de la mano de la película Magnolias de Acero, un “renacimiento” que continúa hasta el presente.

A pesar del intenso rojo que se logra con los colorantes, aún hoy hay quien prefiere el Red Velvet al natural como el que te mostramos, que se elabora con remolacha o betabel cruda. Te agregamos la receta de glaseado de queso crema que tradicionalmente acompaña este postre. Pero puedes disfrutarlo sin cremas.

(Foto principal: Photo by Zoe on Unsplash)

Paso a paso para hacer un bizcocho Red Velvet con colorantes naturales
 

Ingredientes  (para 8 personas)

Nota

Prefiere la remolacha cruda sobre la cocida: obtendrás un rojo más intenso en el bizcocho

Preparación

Recetas Relacionadas