Cómo hacer crepes caseros y que salgan tiernos

La misma pregunta de siempre y la misma respuesta: los crepes son mucho más delgados que los panqueques, tortitas o hot cakes.  Los crepes nacieron en la Bretaña francesa en el siglo XIII, adonde llegaron con los peregrinos cristianos que volvían de Roma.

Los peregrinos hablaban maravillas de unas tortillas que repartían para alimentar a los que acudían a la Santa Sede. Había sido una orden del Papa hacer un pan sencillo, pero reconstituyente para los viajeros, muchos de los cuales no tenían nada para comer.

En Francia, al doblarlas se formaban unos rizos en los bordes tostados, por eso les llamaron crepes (derivado de la palabra crispus)

Los secretos para lograr que queden tiernos son tres: agrega 1 cucharada de mantequilla derretida a la masa luego de mezclar los demás ingredientes, añade un poco de licor para aromatizar los crepes y, muy importante, deja que la mezcla repose por unos 20 minutos antes de hacerlos a la plancha.

Recuerda que no debes batir mucho la mezcla con la harina, sólo lo suficiente para integrar los ingredientes y eliminar los grumos. ¿Por qué? Porque si bates mucho la harina, activarás el gluten y obtendrás crepes duros.

(Foto principal: by Monika Grabkowska on Unsplash)

Paso a paso para elaborar crepes caseros y tiernos

Ingredientes  (para 6 personas)
Preparación

Recetas Relacionadas